jueves, 31 de marzo de 2011

Grillo / Cricket

Cuando vengas tráeme un grillo. Me hace falta un grillo que me cuente de la jovialidad del sol y la humedad. Un grillo que me ayude a contar las horas en esta eterna noche invernal. Un grillo que alimente mis recuerdos neotropicales. Por favor, tráeme un grillo que lo necesito.
Imagen de Jochem van Wetten (¿?) tomada de aquí.
When you come bring me a cricket. I need a cricket to tell me about the sunshine joy and the humidity. A cricket that helps me through this neverending winter night. A 
cricket that feeds my neotropical memories. Please, bring me a cricket. I need it.

Traducción de la autora.
The authoress´translation.

Fotografía de Itzel Tamayo.

martes, 22 de marzo de 2011

Los amorosos / The lovers

Los amorosos callan. 
El amor es el silencio más fino, 
el más tembloroso, el más insoportable. 
Los amorosos buscan, 
los amorosos son los que abandonan, 
son los que cambian, los que olvidan. 

Su corazón les dice que nunca han de encontrar, 
no encuentran, buscan. 
Los amorosos andan como locos 
porque están solos, solos, solos, 
entregándose, dándose a cada rato, 
llorando porque no salvan al amor. 

Les preocupa el amor. Los amorosos 
viven al día, no pueden hacer más, no saben. 
Siempre se están yendo, 
siempre, hacia alguna parte. 
Esperan, 
no esperan nada, pero esperan. 

Saben que nunca han de encontrar. 
El amor es la prórroga perpetua, 
siempre el paso siguiente, el otro, el otro. 
Los amorosos son los insaciables, 
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos. 
Los amorosos son la hidra del cuento. 

Tienen serpientes en lugar de brazos. 
Las venas del cuello se les hinchan 
también como serpientes para asfixiarlos. 
Los amorosos no pueden dormir 
porque si se duermen se los comen los gusanos. 
En la oscuridad abren los ojos 
y les cae en ellos el espanto. 
Encuentran alacranes bajo la sábana 
y su cama flota como sobre un lago. 

Los amorosos son locos, sólo locos, 
sin Dios y sin diablo. 
Los amorosos salen de sus cuevas 
temblorosos, hambrientos, 
a cazar fantasmas. 
Se ríen de las gentes que lo saben todo, 
de las que aman a perpetuidad, verídicamente, 
de las que creen en el amor 
como una lámpara de inagotable aceite. 

Los amorosos juegan a coger el agua, 
a tatuar el humo, a no irse. 
Juegan el largo, el triste juego del amor. 
Nadie ha de resignarse. 
Dicen que nadie ha de resignarse. 
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación. 
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla, 
la muerte les fermenta detrás de los ojos, 
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada 
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente. 

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida, 
a mujeres que duermen con la mano en el sexo, 
complacidas, 
a arroyos de agua tierna y a cocinas. 
Los amorosos se ponen a cantar entre labios 
una canción no aprendida, 
y se van llorando, llorando, 
la hermosa vida.

The lovers say nothing.
Love is the finest of the silences,
the one that trembles most and is hardest to bear.
The lovers are looking for something.
The lovers are the ones who abandon,
the ones who change, who forget.

Their hearts tell them that they will never find.
They don’t find, they’re looking.


The lovers wander around like crazy people
because they’re alone, alone, surrendering,
giving themselves to each moment,
crying because they don’t save love.
They worry about love.
The lovers live for the day, it’s the best they can do,
it’s all they know. They’re going away all the time,
all the time, going somewhere else. They hope,
not for anything in particular, they just hope.
They know that whatever it is they will not find it.
Love is the perpetual deferment, always the next step,
the other, the other. The lovers are the insatiable ones,
the ones who must always, fortunately, be alone.


The lovers are the serpent in the story.
They have snakes instead of arms.
The veins in their necks swell like snakes too,
suffocating them.
The lovers can’t sleep because if they do the worms eat them.

They open their eyes in the dark and terror falls into them.
They find scorpions under the sheet
and their bed floats as though on a lake.

The lovers are crazy, only crazy with no God and no evil.

The lovers come out of their caves trembling,
starving, chasing phantoms.
They laugh at those who know all about it,
who love forever, truly, at those who believe
in love as an inexhaustible lamp.

The lovers play at picking up water, tattooing smoke,
at staying where they are.
They play the long sad game of love.
None of them will give up.
The lovers are ashamed to reach any agreement.

Empty, but empty from one rib to another,
death ferments them behind the eyes, and on they go,
they weep toward morning in the trains,
and the roosters wake into sorrow.

Sometimes a scent of newborn earth reaches them,
of women sleeping with a hand on their sex, contented,
of gentle streams, and kitchens.
The lovers start singing between their
lips a song that is not learned.
And they go on crying, crying for beautiful life.



(Traducción tomada de aquí)

viernes, 18 de marzo de 2011

Iré a dormir después / I will go to sleep later


de la palabra
del gesto
del viento

dormiré después
de sentir el cuerpo tibio alrededor

dormiré después
del grito
del canto

dormiré
después

de haber corrido
de haber volado
de haber gritado por ti
de haberlo hecho por mí

dormiré
después

no antes de que se apague la luz
las miles de luces de una ciudad
las luces del cielo atrás del azul
después de la fábula
del viento de arena
del diablo y de dios
después de todo el tiempo
que me queda

dormiré
            después

aún cuando las estrellas cuelguen
y sean un muro de niebla

dormiré
después

después de mi río rojo hacia el mar
del aliento de metal
dormiré después
de que las estrellas me hablen
del tiempo que se acelera
y me cuenten la historia
que vuelve a empezar

dormiré
después

cuando el péndulo ya no cambie
después del silencio
de mi entrega a los ángeles

dormiré
después

y aún tendré tiempo
y sin decir una palabra
sobre el dulce camino del sol
iré a dormir después.
Imagen de Nuclear Seasons.
I will go to sleep later
after the word
the gesture
the wind

will sleep later
after feeling the warm body surrounding me

will sleep later
after the scream
after the song

will sleep
                 later

after running
after flying
after screaming for you
after having done it for me

will sleep
                later

not before the light is off
the thousand lights in the city
the lights in the sky behind the blue
not before the fable
the sand wind
the evil and god
after all this time
that I have left

will sleep
              later

and even when the stars are hanging
and they are a wall of mist

will sleep
             later

after my red river to the sea
after the metal breath
will sleep later
after the stars tell me about
the accelerating time
and the story
that starts over again

will sleep
              later

when the pendulum does not changes
after the silence
after my surrender before the angels

will sleep
             later

and I will have time
and without saying a word
across the sun´s sweet pathway
I will go to sleep later.
Traducción de la autora.
The authoress´translation.

martes, 8 de marzo de 2011

Curriculum / Curriculum


What must you do?
You must submit an application
and enclose a Curriculum Vitae.
Regardless of how long your life is,
the Curriculum Vitae should be short.
Be concise, select facts.
Change landscape into addresses and
vague memories into fixed dates.
Of all your loves, mention only the marital,
and of the children, only those who were born.
It is more important who knows you
than whom you know.
Travels - only if abroad.
Affiliations - to what not why.
Awards - but not for what.
Write as if you never talked with yourself,
as if you looked at yourself from afar.
Omit dogs, cats and birds,
mementos, friends, dreams.
State price rather than value,
title rather than content.
Shoe size, not where one is going;
the one you are supposed to be.
Enclose a photo with one ear showing.
What counts is its shape, not what it hears.
What does it hear?
The clatter of machinery that shreds paper.


Autor(a) de la imagen desconocido.
¿Qué se necesita?
Llenar la solicitud
y añadir un Curriculum Vitae.
Corta o larga la vida,
su compendio debe ser breve.
Concisión y selectividad resultan obligatorias.
Sustitución de paisajes por direcciones,
de trémulos recuerdos por fechas firmes.
De todos los amores solo los conyugales
y de todos los hijos nada más los que realmente nacieron.
Quién te conoce es más importante que a quién conoces.
Menciona viajes solo si a otros países.
Membresía en qué pero sin para qué.
Premio y distinciones pero sin los porqués.
Escribe como si nunca hubieras hablado contigo mismo
y siempre te esquivarás a ti mismo.
No digas nada acerca de tus perros, gatos y pájaros,
recuerdos invaluables, amigos, sueños.
El precio antes que el valor, el título más que el contenido.
El número que calza antes que a dónde va
la persona que ellos suponen eres.
Añade una foto de credencial con una oreja expuesta.
Lo que importa es su forma, no lo que escucha.
¿Y que escucha?
Estruendo de aparatos que reducen
todo el papel a pulpa.