miércoles, 20 de octubre de 2010

Combustible

corazón de pólvora
venas de pabilo
            vas quemando y quemándote vas
combustible
            corazón oxigenado
que no concibe la vida
sin la chispa sin la brasa
            sin combustible la vida
combustible
            que se consume a sí mismo
            que si no quema no vive
            y que si vive y no quema muere
combustible
tu paso es el sonido de la dinamita
tu voz el sonido del fuego
            tus vísceras tu sangre tu carne
            hierven arden se queman
combustible
            lo que hablas es fuego
            lo que provocas chispas
            lo que piensas oxígeno
tu sombra es humo
            combustible tu destino
            combustible tu vida
            combustible tu paso
            combustible tu muerte
            combustible tu memoria
            combustible tu recuerdo
combustible
            son brasas tu abrazo
            fuego tu elemento
            lava tus lágrimas
            un volcán tu temblor
            fuego tus palabras
            cenizas tu futuro

quema abraza consume
combustible corazón de pólvora.

4 comentarios:

Biblioteca dijo...

Que lindo, Guille, me hiciste recordar al Mar de Fueguitos de Galeano. ¡Andas muy ardiente últimamente! Qué bueno aprovechar el combustible en escribir cosas lindas.

Guillermina Echeverría-Lozano dijo...

¡Que gusto que te guste! Ya tiene algunos años el poema.

Ophir Alviárez dijo...

Explosivo poema, apasionado. Qué dure, qué dure la pólvora...

Besos,

Ophir

Guillermina Echeverría-Lozano dijo...

Gracias Ophir, por las palabras y por el entendimiento.