sábado, 23 de abril de 2011

La eternidad por fin comienza un lunes

De Eliseo Diego
La eternidad por fin comienza un lunes
y el día siguiente apenas tiene nombre
y el otros es el oscuro, el abolido.
Y en él se apagan todos los murmullos
y aquel rostro que amábamos se esfuma
y en vano es ya la espera, nadie viene.
La eternidad ignora las costumbres,
le da lo mismo rojo que azul tierno,
se inclina al gris, al humo, a la ceniza.
Nombre y fecha tu grabas en un mármol,
los roza displicente con el hombro,
ni un montoncillo de amargura deja.
Y sin embargo, ves, me aferro al lunes
y al día siguiente doy el nombre tuyo
y con la punta del cigarro escribo
en plena obscuridad: aquí he vivido.

Imagen tomada de aquí

martes, 19 de abril de 2011

Felices los normales


Felices los normales, esos seres extraños.
Los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente,
Una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida,
Los que no han sido calcinados por un amor devorante,
Los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco más,
Los llenos de zapatos, los arcángeles con sombreros,
Los satisfechos, los gordos, los lindos,
Los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí,
Los que ganan, los que son queridos hasta la empuñadura,
Los flautistas acompañados por ratones,
Los vendedores y sus compradores,
Los caballeros ligeramente sobrehumanos,
Los hombres vestidos de truenos y las mujeres de relámpagos,
Los delicados, los sensatos, los finos,
Los amables, los dulces, los comestibles y los bebestibles.
Felices las aves, el estiércol, las piedras.
Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sueños,
Las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan
Y nos construyen, los más locos que sus madres, los más borrachos
Que sus padres y más delincuentes que sus hijos
Y más devorados por amores calcinantes.
Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.
Imagen tomada de aquí.

miércoles, 13 de abril de 2011

Instructivo

Para olvidar a ese hombre
ve en el cine la última película de Tom Cruise
tómate tiempo para caminar sin rumbo por la ciudad
sube al segundo piso de tu casa corriendo
y baja los escalones saltándolos de 2 en 2
compra un libro de cocina haz todos los pasteles que vienen en él
luego cómetelos
limpia un costal de frijoles, dónalo a los pobres
mira en la plaza a las palomas que esperan que las alimentes
pero no las alimentes
tramita una visa en la embajada de los Estados Unidos
planea un viaje por Europa
mira la televisión todo el día
vuélvela a mirar sin encenderla
trabaja en una zapatería dales a los clientes 2 zapatos izquierdos
toma clases de trombón y húngaro al mismo tiempo
únete a Green Peace o lánzate de candidata a diputada
por el partido Social-Demócrata
pide informes para enrolarte en un convento
quédate varias noches sin dormir
pensando, pensando, pensando
emborráchate en las fiestas, busca fiestas, haz fiestas
córtate el pelo, tíñetelo, hazte la base, córtatelo otra vez
aprende a patinar en hielo sin patines
vuélvete testigo de Jehová o Budista
y si no te satisface vuélvete lesbiana, vuélvete puta
platica con la señora que barre descalza bajo la lluvia el agua que corre por la calle
vé al asilo de ancianos y pregúntale como le hizo para olvidarlo todo
a la viejita con Alzheimer
y sólo de esa manera
y solamente entonces
te darás cuenta:
el olvido no es fácil.


viernes, 8 de abril de 2011

Credo / Creed



Creo en Pablo Picasso todopoderoso
creador del cielo y de la tierra;
creo en Charlie Chaplin,
hijo de las violetas y de los ratones,
que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo,
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,
creo en el amor y en el arte
como vías hacia el disfrute de la vida perdurable,
creo en los grillos
que puebla la noche de mágicos cristales
creo en el amolador
que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,
creo en la cualidad aérea del ser humano,
configurada en el recuerdo de Isadora Duncan
abatiéndose como una purísima paloma herida bajo el cielo del mediterráneo;
creo en las monedas de chocolate
que atesoro secretamente debajo de la almohada de mi niñez;
creo en la fábula de Orfeo
creo en el sortilegio de la música,
yo que en las horas de mi angustia vi al conjuro de la Pavana de Fauré,
salir liberada y radiante a la dulce Eurídice del infierno de mi alma,
creo en Rainer María Rilke
héroe de la lucha del hombre por la belleza,
que sacrificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer,
creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia,
creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar;
creo en un barco esbelto y distantísimo
que salió hace un siglo al encuentro de la aurora;
su capitán Lord Byron, al cinto las espadas de los arcángeles,
junto a sus sienes un resplandor de estrellas,
creo en el perro de Ulises,
en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas,
en el loro de Robinson Crusoe,
creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta,
el Beralfiro, el caballo de Rolando,
y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero,
creo en la amistad
como el invento más bello del hombre,
creo en los poderes creadores del pueblo,
creo en la poesía y en fin,
creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama.

I believe in Pablo Picasso
almighty creator of heaven and earth
I believe in Charlie Chaplin
Son of violets and mice
who was crucified, died, and laid in the grave by time,
but who each day is revived in the hearts of men
I believe in love and art
as ways to find joy in the hardness of life
I believe in the crickets
that fill the night with magical crystals
I believe in the miller
that lives to create stars with his marvelous wheel
I believe in the aerial quality of humanity
configured in the memory of Isadora Duncan
brought down like a pure, wounded dove under the Mediterranean sky
I believe in the chocolate coins
that I hide under the rug of my childhood
I believe in the legend of Orpheus
I believe in the sorcery of music
that in the hours of my anguish I saw under the spell of Fauré's Pavanne
leaving sweet Euridice liberated and radiant out of the inferno of my soul
I believe in Rainer Marie Rilke
hero of humanity's struggle for beauty,
who sacrificed his life while picking a rose for a lady
I believe in the roses that burst forth
from the adolescent corpse of Ophelia
I believe in the silence of Achilles weeping before the sea
I believe in a small and distant ship
that left a century ago to meet the sun
Its captain Lord Byron in his belt the archangels' swords
and around his temples the splendor of the stars
I believe in Ulysses' dog
and in Alice's cat
smiling in Wonderland
In Robinson Crusoe's parrot
In the mice that pulled Cinderella's carriage
In Berylfire, Roland's horse
and in the bees that build their hive in the heart of Martín Tinajero
I believe in friendship
as the most beautiful creation of mankind
I believe in the powerful creativity of humanity
I believe in poetry and
I believe in myself since I know there is someone that loves me.

Traducción de Carlos Amantea y Renato Valenzuela con modificaciones de Guillermina.
Original translation by Carlos Amantea y Renato Valenzuela with Guillermina´s modifications.