domingo, 11 de diciembre de 2011

Huele de noche


Maria Leticia Arena
A esas horas el huele de noche despierta
y en cada flor canta una canción,
su aroma inunda el espacio, y la brisa lleva lejos su música.

A los ángeles les gusta mucho ese olor y se acercan.
A veces se encuentran con otros.
Los ángeles casi no hablan, tienen la capacidad de hacerlo con la mente,
de tal manera que les basta mirarse a los ojos
e intercambiando rayos de luz se cuentan historias y se dan amor.

Así que un encuentro de ángeles es una danza flotante muy luminosa.
Cuando los gallos interrumpen la noche y anuncian el sol,
ellos tienen que volver.

Se van nuevos, con tantos puntos de luz que
parecen un enjambre de luciérnagas, y en cada corazón
conservan calor de su compañero.

Plenos, divinos, se separan momentáneamente hasta
la próxima melodía de un huele de noche.
Imagen tomada de aquí.

No hay comentarios: