miércoles, 7 de septiembre de 2011

Desesperado


De Ortega Alvarado (Tlaculinatzi)

Quiero que me oigan las tundras,
que me escuchen los guijarros,
que me conteste el desierto
mis gritos desesperados.

Que me vean los horizontes,
nomás permanezcan ciergos,
que se derrumben mis penas
en los abismos más negros
llenos de polvo y arena.

En tan terribles tinieblas
que lampérides me alumbren
en sonambúlica noche
donde el destino me hunde

¡Río, que por los valles te arrastras,
llévame contigo al mar,
quiero perderme en sus olas,
quiero volver a la nada,
quiero convertirme en sal!

¡Viento, que con tristeza suspiras,
llévame hasta los volcanes,
donde los hielos se duermen,
ya que no pude ser pira,
quiero convertirme en nieve!

¡Muerte, mi única panacea,
llévame sin que lo sienta
entre tus brazos dormido
allá donde está la muerta
que me abrazo cuando niño!
Imagen de Shrabokki tomada de aquí.

No hay comentarios: